Por cierto, debido a que mi madre ha leído y releído tus brillantes descripciones de cómo el yoga te ha ayudado en tiempos difíciles, ¡ha comenzado a practicar yoga a la edad de 89 años! Soy parte de un equipo de enseñanza que enseña yoga accesible a personas con diferentes habilidades. Es una asociación entre Santa Barbara Yoga Center y Cottage Rehab Hospital. Mi madre ha estado asistiendo durante 14 semanas, una vez a la semana. Es notable la mejora en su equilibrio, fuerza, movilidad y su rango de movimiento en sus hombros. Todo por tu libro

¡Bendito seas, Dr. Fisher!

Robin, la hija de un paciente